X
Menu
X

Blefaritis

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es una afección ocular muy frecuente que consiste en la inflamación e irritación del borde superior del párpado. La blefaritis se manifiesta mediante enrojecimiento e hinchazón del párpado, con pequeñas costras en la piel y en la raíz de las pestañas. Suele afectar a ambos ojos al mismo tiempo y va acompañada de picor en los párpados, aunque a menudo se asocian otros signos oculares como enrojecimiento ocular, sensación de cuerpo extraño (como arenilla en el ojo), ardor, picor  o secreciones.

Hay dos tipos principales de blefaritis:

  • Blefaritis anterior:
    Se trata de la inflamación centrada principalmente alrededor de la piel, las pestañas y los folículos de las pestañas.
  • Blefaritis posterior:
    Este tipo afecta a los orificios de las glándulas de Meibomio, las glándulas de Meibomio en si, entre otros.
En algunos casos, la blefaritis se asocia a chalaziones, orzuelos o sequedad ocular.

Causas y síntomas

Las diferentes causas pueden ser:

  • De origen infeccioso por estafilococos, que es la causa más frecuente.
  • De origen tóxico por reacción productos que se han aplicado en el párpado (maquillaje, cremas, etc.) o reacción a medicamentos en gotas por ejemplo, por medicamentos para glaucoma o antibióticos.
  • De origen alérgico por sustancias presentes en el aire (pólenes, etc.).
  • A causa de una infección (herpes, herpes zóster, Staphylococcus aureus, Demodex, etc.).
  • De origen inflamatorio, como parte de enfermedades inmunitarias más generales.
  • Disfunciones de las glándulas de Meibomio (DGM). Cuando hay DGM, esta suele acompañarse de sobrecrecimiento bacteriano y este sobrecrecimiento produce inflamación:
    • Cuando las secreciones son demasiado espesas y obstruyen el orificio de la glándula,y puede observarse un pequeño punto blanco.
    • Por determinadas enfermedades, que afectan tanto a la cara como a los párpados, como la rosácea, la dermatitis seborreica, etc. Estas enfermedades se caracterizan por inflamación y producción excesiva de sebo en la piel y secreción en los párpados. Se pueden observar pústulas en la cara o el cuero cabelludo y en el borde de los párpados.

Los síntomas más comunes suelen ser: picor, escozor, lagrimeo y sensación de arenilla dentro del ojo.

Diagnóstico

En caso que la inflamación afecte al ojo o los párpados, es necesario acudir al oftalmólogo, quien puede determinar la causa mediante exámenes y pruebas y recetar el tratamiento más adecuado, que varía según el origen.

Consejos y tratamiento

Si es la primera vez que se tiene blefaritis, se debe consultar a un oftalmólogo para determinar su causa y tratarla adecuadamente.

Si se tiene blefaritis de forma repetida, en cuanto se observen los primeros síntomas, se aplicarán compresas calientes en los ojos cerrados durante aproximadamente 5-10 minutos, luego se realiczará un masaje y se limpiarán los párpados con productos que no sean irritantes para el ojo y la piel fina de los párpados como toallitas geles estériles preferiblemente sin conservantes ni perfumes.

La blefaritis puede ir acompañada de sequedad ocular. En caso de blefaritis es importante proteger la superficie del ojo con un lágrimas artificiales lubricantes e hidratantes, preferiblemente sin conservantes ni fosfatos.

Si estos primeros pasos no son suficientes, se deberá acudir al oftalmólogo.

La blefaritis tiene tendencia a reaparecer, por lo que se debe preveir realizando una correcta higiene diraria, como la explicada en este mismo punto.

¿A quién debo consultar en caso de blefaritis?

En caso de inflamación de los ojos o los párpados, el oftalmólogo dispone del equipo necesario para determinar la causa de la blefaritis. De ese modo, podrá recetar el tratamiento más adecuado en función de la causa de la blefaritis.

Su oftalmólogo puede optar por usar diferentes técnicas para evaluar la forma y función de las glándulas de meibomio.