El ojo rojo es una de las enfermedades oculares más frecuentes caracterizada por el enrojecimiento de los ojos, a causa de la dilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran en la superficie blanca del ojo (llamada esclerótica). Puede ser doloroso o no doloroso.

El ojo rojo puede ser señal de diferentes afecciones:

  1. Epiescleritis/Escleritis
  2. Queratitis o Úlcera corneal
  3. Uveítis anterior
  4. Glaucoma agudo
  5. Conjuntivitis infecciosa
  6. Hiposfagma (hemorragia subconjuntival)
  7. Conjuntivitis alérgica
  8. Ojo seco
1 Epiescleritis/Escleritis

La epiescleritis es la inflamación e irritación de la epiesclerótica, la capa fina que recubre la esclerótica. Así mismo, la escleritis es la inflamación de la esclerótica.

La epiescleritis se caracteriza por presentar unas molestias leves, mientras que la escleritis generalmente presenta un dolor intenso irradiado.

En la epiescleritis, el ojo rojo se presenta por zonas o de forma difusa por todo el ojo, sin secreciones y con vasos superficiales marcados. La escleritis presenta un ojo rojo sectorial o difuso.

Nota: la epiescleritis suele ser un cuadro banal, asociado a enfermedades sistémicas (que afectan a todo el cuerpo) y resultará más o menos grave dependiendo de su recurrencia y respuesta al tratamiento. En cambio, la escleritis puede ser grave y requiere la consulta a un especialista.

2 Queratitis o Úlcera corneal
La queratitis o úlcera corneal es la lesión o erosión de la córnea. Suele acompañarse de ojo rojo.

Los síntomas suelen ser: dolor, sensación de cuerpo extraño, disminución de la agudeza visual, fotofobia (intolerancia a la luz), lagrimeo, blefaroespasmo (contracción involuntaria y esporádica del párpado).

3 Uveítis anterior

La uveítis es la inflamación del iris y/o cuerpo ciliar.

Los síntomas son:

  • Disminución de la agudeza visual.
  • Dolor y fotofobia intensa.

Se caracteriza por presentar ojo rojo y miosis (contracción anormal de la pupila).

4 Glaucoma agudo
El glaucoma agudo se caracteriza por un dolor muy intenso, que puede provocar síntomas vegetativos (trastorno de sueño, apetito, cansancio, nauseas, etc.), disminución importante de la agudeza visual y visión de halos (círculos) alrededor de las luces.

Entre los signos se encuentran: ojo rojo intenso, midriasis arreactiva (dilatación de las pupilas que no se contraen al exponerlas a un haz de luz), ojo muy duro a la palpación, entre otros.

5 Conjuntivitis infecciosa
La conjuntivitis infecciosa se presenta con molestias, lagrimeo, fotofobia y sensación de cuerpo extraño.

Entre los signos se encuentran: ojo rojo y secreción de pus o moco.

6 Hiposfagma (hemorragia subconjuntival)
La hiposfagma o hemorragia subconjuntival se produce por la rotura de pequeños vasos sanguíneos justo debajo de la conjuntiva, produciendo enrojecimiento de la zona.

Es asintomática, salvo en casos importantes en los que se presenta una leve molestia o sensación de cuerpo extraño.

Se caracteriza por un ojo rojo intenso, uniforme, por sectores o difuso por todo el ojo. Suele ser espontáneo o traumático

7 Conjuntivitis alérgica
En la conjuntivitis alérgica aparecen molestias, lagrimeo, fotofobia y picor que, en algunas ocasiones, se puede asociar a síntomas de alergia a otros niveles (rinitis, asma, eccema, etc.).

Los signos de la conjuntivitis alérgica son: ojo rojo, secreción mucosa formando hilos y, en ciertos casos, inflamación de los párpados.

8 Ojo seco
En la conjuntivitis alérgica aparecen molestias, lagrimeo, fotofobia y picor que, en algunas ocasiones, se puede asociar a síntomas de alergia a otros niveles (rinitis, asma, eccema, etc.).

Los signos de la conjuntivitis alérgica son: ojo rojo, secreción mucosa formando hilos y, en ciertos casos, inflamación de los párpados.