¿Qué precauciones debo tener si utilizo lentes de contacto?

Es importante limpiarse bien las manos antes de ponerte o retirarte las lentes de contacto. Se recomienda no utilizar las lentes de contacto para dormir (excepto las fabricadas para el tratamiento de la miopía y de la hipermetropía con ortoqueratología nocturna, que son específicas para la noche). No utilizar las lentes de contacto para nadar. Es recomendable colocarse las lentes de contacto antes de maquillarse, y utilizar cosméticos solubles al agua. No se deben de limpiar las lentes de contacto con agua corriente (del grifo o mineral), se deben usar soluciones prescritas por el oftalmólogo.

¿Cuáles son los peligros de la sobreexposición solar a nivel ocular?

Una exposición durante largos periodos al sol sin protección adecuada en verano, podría provocar problemas en la córnea y en la superficie ocular, e incluso provocar enfermedades relacionadas con el envejecimiento como la DMAE o cataratas. También podría provocar lesiones mucho más severas como la fotoqueratitis (heridas en la córnea). Para evitar estos efectos dañinos para la vista, se debería evitar la exposición solar prolongada, utilizar gafas de sol con filtros homologados y protegerse con gorros o sombreros.

¿Qué pasa si me froto los ojos constantemente?

Muchos oftalmólogos advierten que frotarse los ojos constantemente y de forma intensa podría producir el desarrollo de un síndrome que deforma la estructura interna de la córnea, llamada queratocono. Por otro lado, frotarse los ojos con manos sucias podría provocar infecciones como conjuntivitis y orzuelos, porque estaríamos introduciendo cientos de bacterias que tenemos en las manos. Por último, frotarse los ojos también podría causar la ruptura de los vasos sanguíneos, y provocaría ojos irritados y rojos.

¿El uso de pantallas de visualización, afecta a la visión?
Se considera usuario de pantallas de visualización aquel que trabaja una parte relevante de la jornada delante de una pantalla de ordenador. A este factor hay que sumarle el incremento del uso de pantallas electrónicas debido a la evolución tecnológica y al estilo de vida actual. Las afectaciones que ocurren debido al elevado uso de pantallas se conoce como Síndrome de Pantallas de Visualización (SPV). Los síntomas oculares más comunes del SPV son: picor y sensación de arenilla, sequedad ocular, ardor e irritación, cansancio visual y visión borrosa. Y síntomas no oculares como dolor de cabeza y dolor de cuello y hombros. Para evitarlos, se recomienda utilizar lágrimas artificiales preferiblemente sin conservantes ni fosfatos y realizar pausas de 5 minutos cada hora, apartando la vista de la pantalla y mirando a la lejanía. Se aconseja parpadear intencionadamente por lo menos cada 5 minutos.
¿Los niños deben acudir al oftalmólogo con la misma frecuencia que los adultos?
Los niños entre 3 y 5 años es importante que realicen una visita al oftalmólogo para una revisión general que certifique el buen estado de su visión. En el caso de que tengan miopía o alguna patología, deberían realizar visitas periódicas al oftalmólogo.

A partir de los 15 años, en plena adolescencia, lo recomendable es asistir al oftalmólogo al menos una vez al año.

¿Cómo puedo saber si tengo una Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE)?
La degeneración macular inicial e intermedia son asintomáticas, por lo que solo una exploración del fondo de ojo realizada por un oftalmólogo permite detectarla.

Las formas avanzadas producen una alteración en la visión que puede ser interpretada equivocadamente por el paciente como otra patología menos grave, como las cataratas. Por eso es importante acudir al oftalmólogo al notar problemas visuales, ya que una demora en el diagnóstico e inicio del tratamiento puede ser muy negativo en algunas de las variantes de la DMAE.

¿Cómo puedo prevenir la DMAE?
Hay factores de riesgo de esta enfermedad macular que no pueden ser modificados, como la edad o la predisposición familiar. Pero hay otros factores de riesgo que se pueden modificar con mayor facilidad, principalmente llevando una vida sana. Por ello es recomendable dejar de fumar, mantener un peso adecuado, y seguir una dieta sana y variada que incluya verduras y vegetales, fruta y pescado, y hacer ejercicio físico.

Como se requieren cantidades elevadas de estos alimentos, en ocasiones el médico puede recomendar tomar un suplemento nutricional con vitaminas, minerales y ciertas sustancias protectoras para la vista, como la luteína y la zeaxantina, los ácidos grasos omega-3, o el resveratrol.

¿La degeneración macular tiene cura?
Actualmente la DMAE no tiene cura, pero es determinante intervenir inmediatamente para frenar, o al menos ralentizar, la evolución de la enfermedad.
¿Puede la degeneración macular conllevar ceguera?
No, la degeneración macular no conduce nunca a la ceguera. La parte periférica de la retina no está nunca afectada, por eso se pueden realizar actividades que no necesitan una visión precisa.
Aun así, la DMAE se considera la primera causa de ceguera legal en los países industrializados.
He perdido visión a causa de la DMAE, ¿puedo recuperarla?
El objetivo de la mayoría de los tratamientos para la degeneración macular es frenar la enfermedad, por lo que es importante actuar antes de que el daño sea avanzado. Los fármacos antiangiogénicos que se emplean en la forma húmeda pueden ayudar a mejorar parcialmente la visión si no está muy deteriorada.
Me han dicho que tengo drusas en el fondo del ojo. ¿Qué son las drusas y qué consecuencias tiene?
La drusa es material de desecho que se acumula con el paso de los años en la retina. En principio, la mayoría de las personas de más de 65 años tiene alguna drusa en la retina como consecuencia del proceso de envejecimiento retiniano. Estas drusas suelen ser pequeñas y escasas, y no deben ser consideradas como un signo precoz de degeneración macular. Sin embargo, en algunos pacientes las drusas son de mayor tamaño y más abundantes; en estos casos no se les debe considerar como un signo “normal”, sino como un comienzo real de la enfermedad, por lo que el paciente deberá ser vigilado con cierta frecuencia.
Un familiar tiene maculopatía. ¿Podré tener la misma enfermedad en el futuro?
Recientemente se han efectuado muchos estudios sobre la genética de la Degeneración Macular Asociada a la Edad, y otros están aún en marcha. Seguramente exista una predisposición al desarrollo de la DMAE escrita en nuestros genes, pero aún no se ha descrito; esto lo confirma el hecho de que entre gemelos o parientes estrechos existe una mayor correlación de la tasa de riesgo con respecto a la población en general, sobre todo para la forma de degeneración macular exudativa.

Pero no hay solo un gen implicado, sino que se trata de múltiples genes en estudio (y tal vez otros aún por descubrir) que interactúan con factores ambientales y estilos de vida. Teniendo en cuenta que es imposible modificar nuestro material genético, no queda más opción que prevenir, siguiendo un estilo de vida sano y evitando los factores de riesgo.

Quisiera saber si, de alguna forma, la alimentación tiene influencia sobre la evolución de la enfermedad. ¿Hay alimentos aconsejados que contengan principios útiles para la salud de la retina?
Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 pueden prevenir la evolución de la Degeneración Macular Asociada a la Edad en fase precoz y avanzada, desarrollando un papel protector para la retina frente a las proteínas transportadoras del colesterol malo.

Consumir pescado azul, al menos dos veces por semana, puede reducir el riesgo de DMAE hasta un 27%-30%.

Las grasas saturadas, en cambio, abundantes en la carne roja, en la leche y sus derivados, generan una acumulación de colesterol a nivel de la retina. El beta-caroteno, un pigmento que se convierte a nivel intestinal en vitamina A, es esencial para el bienestar de los ojos. Lo encontramos en fruta y verdura, a la que otorga un color que va del amarillo al rojo (por ejemplo, albaricoque, melocotón, melón, naranja, tomate, calabaza, zanahoria, pimiento rojo, guindilla, pimienta de Cayena, pimentón, guindilla seca). Se encuentra también en espinacas, achicoria y brócoli, aunque sean vegetales de hoja verde.

A nivel ocular, diversos estudios demuestran que el resveratrol protege la retina. El resveratrol se encuentra en la piel de la uva.

¿Cada cuánto tiempo debo ir a revisiones si tengo DMAE?
La frecuencia de las revisiones depende de los antecedentes, factores de riesgo y aspecto de las lesiones en el fondo de ojo. El oftalmólogo le indicará cada cuánto tiempo debe revisarse, pero de manera orientativa puede decirse que un paciente con las formas iniciales (drusas) debe revisarse una vez al año; uno con DMAE seca, cada 6-8 meses, y uno con DMAE exudativa, cada 1-3 meses.
Me acaban de diagnosticar una degeneración macular asociada a la edad. Quisiera saber cuál es el tiempo medio en que la evolución de esta patología provoca un déficit visual de grado severo, hasta el punto de que reduzca la autonomía personal.
Hay que conocer el tipo de degeneración macular asociada a la edad (DMAE) que se padece, ya que la degeneración macular húmeda avanza más rápido que la DMAE seca. Además, cabe indicar que la DMAE, bajo cualquier forma, no lleva a la ceguera completa, ya que afecta a la porción más central de la retina, es decir la mácula, que corresponde únicamente a la porción central del campo visual.

En cualquier caso, no es posible establecer a priori los tiempos de evolución de la DMAE, por lo que es fundamental acudir al propio especialista, asegurándose que se hagan controles periódicos y adecuados.

¿Es más frecuente la forma seca o la forma exudativa de la degeneración macular asociada a la edad?
La forma seca o atrófica de la degeneración macular asociada a la edad representa el 80-90% de los casos, por lo que es la más frecuente. La forma exudativa o neovascular es, en cambio, menos habitual: la encontramos solo en el 10-20% de los casos, pero progresa más rápidamente. Las terapias más recientes (con inyecciones intravítreas) se ocupan de controlar la neovascularización de la forma exudativa.
¿Existe algún test genético para determinar el riesgo de padecer DMAE?
Actualmente existe un test genético diseñado para cuantificar el riesgo de padecer DMAE en pacientes con antecedentes familiares. El test se realiza de manera sencilla con una muestra de saliva del paciente que debe remitirse a un centro especializado en estudios genéticos. En el plazo de un mes, aproximadamente, el centro remite un informe al oftalmólogo que lo ha solicitado con los resultados.
Tengo DMAE, ¿puedo operarme de cataratas?
Si en un paciente con DMAE existe además una catarata que, a juicio del oftalmólogo, provoca una pérdida visual adicional, es razonable planificar su intervención quirúrgica. Hay que tener presente que el grado de mejoría visual tras la operación dependerá fundamentalmente del estado de la mácula. No se ha podido demostrar con certeza científica que la cirugía de cataratas provoque una progresión de la DMAE.
He oído que se han hecho trasplantes de células madre en el ojo para la DMAE. ¿Pueden ser útiles en mi caso?
El trasplante de células madre puede ser en el futuro una solución para las formas avanzadas de DMAE, especialmente en la forma seca, donde existe una atrofia de la retina del paciente. Las células trasplantadas pueden proceder de otra parte del ojo del mismo paciente o de otro ser humano. Hasta la fecha la mayoría de los intentos que se han realizado de trasplante de células han tenido un resultado visual escaso y los estudios que se están haciendo van más encaminados a saber si la técnica es segura o si tiene efectos indeseables para el ojo o para el paciente en su conjunto. Se puede afirmar que a día de hoy las células madre no constituyen una opción de tratamiento en enfermedades de la retina, pero la investigación y la esperanza sobre su uso en el futuro continúan.
¿Puede la enfermedad DMAE afectar a ambos ojos?
La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) no afecta necesariamente a ambos ojos. Esto a menudo hace problemático el diagnóstico precoz, porque el ojo sano con la mácula funcionando en perfecto estado reemplaza al ojo afectado por la DMAE en la visión central. Existe en cualquier caso un mayor porcentaje de riesgo para los sujetos ya afectados de DMAE en un ojo para que la desarrollen también en el otro ojo.
¿Puede ser útil la reeducación visual?
Una buena reeducación visual, apoyada por la voluntad de éxito, puede aumentar la eficiencia visual, interviniendo en particular en:
Capacidad de discriminación (aprendiendo a fijar y a localizar mejor lo que estamos mirando).
Movimientos oculares (aprendiendo a mover correctamente los ojos y la cabeza durante la lectura).
Coordinación ojo-mano (haciendo que los gestos sean más fiables).
¿Qué es la rejilla de Amsler?
La rejilla de Amsler es una cuadrícula utilizada como técnica de autoexploración. En algunos casos permite detectar la deformación de las líneas (se ven como onduladas o deformadas) lo que constituye uno de los signos más característicos de la DMAE avanzada. También puede ser útil para este fin, el comprobar la visión por separado en situaciones o ambientes de la vida cotidiana. De este modo podemos ver este signo de deformación de las líneas rectas, al mirar por ejemplo a las baldosas de la pared o a los marcos de las puertas.
Me han diagnosticado glaucoma, ¿puedo quedarme ciego?
La pérdida de visión en la enfermedad dependerá del estadio o grado de glaucoma en el que nos encontremos y el cumplimiento del tratamiento que haya indicado el oftalmólogo.

Si el glaucoma no se controla o el tratamiento no se cumple de forma correcta el riesgo de ceguera es mayor.

A no ser que estemos frente a un caso grave, la mayoría de las veces se puede detener la enfermedad con el tratamiento correcto y evitar que se siga perdiendo visión.

¿Tener la presión del ojo alta significa implica tener la presión alta?
No, tener la presión del ojo alta es independiente de la presión del cuerpo
¿En el glaucoma la presión intraocular siempre es alta?
No, la presión del ojo alta es un factor de riesgo que puede acabar dañando el nervio óptico, pero no todos los pacientes presentan aumento de la presión del ojo.
Tengo glaucoma ¿mis hijos pueden heredarlo?
Sí, por eso es importante que visiten a su oftalmólogo anualmente a partir de los 40 años.
Tengo mucho lagrimeo y el farmacéutico me ha dicho que seguramente tenga sequedad ocular, ¿puede ser?
Sí, el lagrimeo constante es característico de la enfermedad de ojo seco. Aun así, esta lágrima que se produce no es de calidad; es una respuesta a la inflamación del ojo que contiene factores inflamatorios, produciendo un círculo vicioso del ojo seco que debe ser tratado.
¿La menopausia puede causarme enfermedad de ojo seco?
Sí, la disminución de las hormonas sexuales disminuye la producción de lágrima, lo que puede generar enfermedad de ojo seco.
¿Se puede curar la enfermedad de ojo seco?
Actualmente no tiene cura; se deben controlar los síntomas y llevar un correcto tratamiento para evitar sentir molestias oculares.
¿Puedo sufrir ojo seco de manera puntual?
Sí, se puede tener ojo seco episódico debido a factores externos como los producidos por la toxicidad al maquillaje o la exposición prolongada a calefacción o aire acondicionado. En estos casos tendremos que controlar los factores externos (apagando la calefacción, por ejemplo) y, en caso de ser necesario, aplicar lágrimas artificiales, preferiblemente sin conservantes ni fosfatos.
Si no trato el ojo seco, ¿puedo dañar mis ojos?
Si la enfermedad de ojo seco no es tratada correctamente se pueden dar lesiones corneales que, de no ser detectadas, pueden infectarse y complicarse. Esto puede evitarse con un tratamiento constante y adecuado.